Lomo de cerdo estilo Thai

Pasta boloñesa vegana
31 mayo, 2020
Salmorejo
18 junio, 2020

Lomo de cerdo estilo Thai

Tiempo de preparación: 50 minutos

Dificultad: Media

Coste: Bajo

Instrucciones

INGREDIENTES

Para 8 personas

  • 300 gr de lomo de cerdo
  • 4 champiñones grandes
  • 2 cucharadas de jengibre fresco
  • 3 tallos de apio
  • 2 cebolletas grandes
  • 1/2 vaso de vino de jerez (al Pedro Ximénez opcional)
  • 1 vaso de agua
  • 1/2 vaso salsa de soja
  • 3 cucharaditas de salsa sriracha
  • 80 gr de piña fresca
  • 1/2 vaso de leche de coco sin azúcar
  • 2 cucharaditas de cacahuetes crudos sin sal
  • sal al gusto
  • aceite de oliva al gusto
  • 2 cucharaditas de harina (disuelta en agua)
  • hojas de cogollitos

  1. Vamos a preparar la cama de verduras. Primero, lavamos muy bien todas las verduras. Pelamos los champiñones y picamos todo muy bien. Tras ello, en una sartén a fuego medio (nivel 5 de los 9 que tiene mi placa de inducción) con un poco de aceite, pochamos muy bien las cebolletas, los champiñones y el apio cortado en daditos. Las verduras tardarán en pocharse entre 15 y 20 minutos.
  2. A continuación, incorporamos el jengibre fresco previamente laminado. Revolvemos y dejamos cocinar unos minutos más.
  3. Ahora, vertemos el agua, la salsa de soja y el jerez. Revolvemos. Incorporamos la salsa sriracha, volvemos a revolver bien. Dejamos cocinar a fuego lento hasta que el alcohol se haya evaporado y haya reducido un poco. Probamos y corregimos de sal si es necesario pero le hemos puesto una buena cantidad de salsa de soja como para que vaya a necesitar sal. Una vez haya reducido, retiramos la sartén del fuego y reservamos.
  4. En una sartén pequeña, tostamos los cacahuetes. Sólo queremos darle un toque tostado, por lo que no dejéis que se tuesten demasiado. Una vez esto, retiramos del fuego y reservamos.
  5. A continuación, vamos a preparar la salsa piña colada. En esa misma sartén pequeña, incorporamos la piña en trozos y la doramos por ambas caras. Tras esto, añadimos la leche de coco y dejamos cocinar por cinco minutos. Retiramos del fuego.
  6. Con ayuda de una batidora de mano, lo trituramos. Colamos y llevamos al fuego en un cazo pequeño. Calentamos la mezcla y cuando rompa a hervir, añadimos la harina previamente disuelta en un poco de agua fría. Revolvemos muy bien hasta obtener una salsa espesa. No debería tener grumos siempre y cuando hayáis disuelto muy bien en agua previamente la harina. Retiramos del fuego y reservamos.
  7. Vamos a cocinar el lomo de cerdo, al cual le hemos puesto previamente un poco de sal y lo hemos «masajeado» con un poco de aceite de oliva.
  8. En una sartén bien caliente, cocinaremos los lados más gruesos del lomo durante 3 minutos. Las caras más pequeñas, durante 2 minutos. Esto es cuestión de gustos ya que a nosotros nos gusta que quede jugoso, que no sangriento. El problema del cerdo es que si lo cocinas mucho queda muy seco y cuesta mucho comerlo. Si queréis, podéis cocinarlo más tiempo hasta que esté a vuestro gusto. Una vez tengamos el lomo listo, los retiramos del fuego y reservamos.
  9. A continuación, vamos a lavar muy bien las hojas de los cogollitos. En mi caso, he utilizado dos cogollitos. He utilizado las hojas externas y lo sobrante me servirá para una ensalada. Secamos muy bien las hojas con papel de cocina o con un trapo de cocina bien limpio.
  10. Cortamos el cerdo en trozos. En mi caso, lo he cortado en forma rectangular pero podéis cortarlo como más os guste. Una vez tengáis todo el lomo cortado, reservamos.
  11. Ahora, emplatamos. Colocamos las hojas de los cogollitos en una bandeja. En ellas, vamos incorporando la cama de verduras y encima un trozo de cerdo. Por encima, ponemos una cucharada de la salsa piña colada. Luego, unos pocos cacahuetes previamente picados y listo.
  12. A la mesa y ¡a disfrutar!

A continuación os dejo el vídeo de la receta para que veáis el proceso de la misma.

Es un plato que está lleno de sabor. Además, es muy divertido de comer porque las hojas de lechuga son como los platos y todos los ingredientes, los dulces y los salados, casan a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

//]]>